Maestros

5_statues

003 sri mahavatar babaUn yogui de los Himalayas conocido por el nombre de Babaji Maharaj, enseñó Kriya Yoga a Shyama Charan Lahiri Mahasaya en el siglo diecinueve.

La historia del encuentro de Lahiri Mahasaya con Babaji es relatada en el libro “Autobiografía de un Yogui” de Paramhansa Yogananda. Lahiri Mahasaya obtuvo la más alta realización por medio del Kriya Yoga. Pronto se hizo famoso y muchos discípulos vinieron a él. Enseñó Kriya yoga tanto a monjes como a laicos.

 

Uno de sus discípulos más avanzados fue Priyanath Karar, quien también fue un hombre casado. Más tarde se hizo monje y fue índiceconocido como Swami Shriyukteswar. Gran maestro de Kriya Yoga y astrólogo reputado, creo lo que se conoce como Astrología Cósmica. Este sistema establece la relación entre los planetas, las estrellas estacionarias (nakshtra), los signos del zodiaco y los centros energéticos (chakras) situados en la columna vertebral. Esta astrología está, por lo tanto, en directa relación con la práctica del Kriya yoga.

 

 

Shriyukteswarji tuvo numerosos y brillantes discípulos, entre ellos, Paramhansa Yogananda, autor de la citada “Autobiografía de un Yogui”. Kriya Yoga, que es bien conocido en India, se ha expandido considerablemente en el Oeste desde 1920 con la llegada de Yogananda Jnanavatara los Estados Unidos, lugar donde enseñó Kriya yoga de acuerdo con el deseo de su maestro.

Entre los discípulos de más alta realización de Shriyukteswarji, se encuentra Swami Narayana Giri. Fue su discípulo más cercano  durante casi veinte años.

 

En la tradición monástica de la India, el discípulo debe servir al maestro durante toda su vida. A través de este servicio obtiene de su maestro la enseñanza teórica y práctica, y al mismo tiempo también sus cualidades. De entre todas las formas de recibir conocimiento, el servicio al maestro es considerada la mejor y también la más difícil. Éste es el camino que Paramahamsa_YoganandaPrabhuji decidio recorrer. Toda su vida dedicada a su incomparable maestro hasta su Mahasamadhi.

Jamás trató de aprovecharse de su privilegiada posición al lado de su gurú. Un discípulo normalmente espera convertirse en maestro algún día, mas el solía decir: “Siempre seré feliz de ser tu discípulo y servirte; no deseo convertirme en maestro y alejarme de ti”. Incluso después del Mahasamadhi de Shriyukteswarji no quiso iniciar a nadie. Sólo si algún verdadero buscador con un serio deseo de conocer el Kriya yoga solicitaba su atención con insistencia, entonces sí que lo consideraba, y acababa dándole la iniciación.

 

Él solamente tuvo unos diez discípulos en su vida. Solía decir que un auténtico discípulo vale más que iniciar a Swami-Narayana-Girimiles. Con frecuencia usaba un dicho muy común en Bengalí:
“Guru mile lakh lakh, shishya mile ek”;
“Hay cientos de miles de maestros, pero es extrañísimo encontrar un solo discípulo verdadero”

Shriyukteswarji era particularmente estricto, por lo que se hacía realmente difícil permanecer con él por mucho tiempo. Sin embargo, Swami Narayana decía que su maestro era un león entre los yoguis. La mayoría de sus discípulos no podían cumplir con sus requerimientos, siendo incapaces de seguir las normas establecidas. Swami Narayana fue el único que aceptó sin fallo alguno la estricta disciplina, y el único que permaneció a su lado hasta el final.

 

 

baba317

Durante el tiempo que pasó con su maestro, poco a poco, Swami Narayana se fue volviendo indispensable para Shriyukteswarji, quien solía decir: “Él es mi Prabhu”, un apelativo cariñoso que significa: el Dios que todo lo da. Por supuesto, Swami Narayana era totalmente devoto y considerado hacia él. El nombre permaneció y pronto fue conocido solamente como Prabhují.

Hoy en día, Swami Shankarananda Giri transmite sus enseñanzas del mismo modo en que las recibió de sus maestros a todas aquellas personas que deseen recibir instrucción en este camino como medio de evolución espiritual.