Iniciación

El Yoga es tan antiguo como la creación. Se ha manifestado progresivamente a través del plano astral y del plano físico hasta alcanzar al ser humano. Ha sido transmitido por los siglos de los siglos de maestro a discípulo y registrado en las sagradas escrituras.

El origen del Kriyā yoga puede ser encontrado en el inicio de la creación, y es llamado “verdadero conocimiento solar”. El Bhagavad-Gita (4,1) dice: “Yo enseñé este yoga inmortal al Dios Sol; él se lo transmitió a Manu (su hijo) y este a su vez lo impartió a su hijo Eqhuaku”

Ha sido introducido o transmitido de tanto en tanto a través de diferentes encarnaciones por santos y sabios de este mundo. Cuando debido a grandes cambios y catástrofes naturales la técnica está a punto de desaparecer, alguien viene a salvarla y reintroducirla.

Esta técnica es comentada en los Upanishads y Krishnase la enseñó a Arjuna, como relata el Bhagavad-Gita; de nuevo, la técnica fue presentada por Maharishi Patanjali, quien escribió un texto conocido como “Los Yoga Sutras de Patanjali” para el desarrollo espiritual de la humanidad. Este texto es utilizado como referencia y posee autoridad en el campo del yoga.

Los Yoga Sutras de Patanjali, también conocidos como los Aforismos del Yoga, comprenden cuatro capítulos:

  1. Samadhi Pada, explica la meta final del yoga, su objeto y las reglas a seguir.
  2. Sadhana Pada, explica como ha de practicarse.
  3. Vibhuti Pada, indica como se manifiestan los resultados de nuestra práctica (sadhana).
  4. Kaivalya Pada: El estado Único, unión con el Ser, cómo es experimentado en la vida diaria. El yogui percibe que todas las acciones provienen del alma; él experimenta paz interior, felicidad y equilibrio, los cuales constituyen el principal objeto de la creación.

En el segundo capítulo que habla sobre la Sadhana, y explica el significado de la meditación. El primer sloka dice:

‘Tapah svadhya ishvara pranidhanani Kriya yoga’

Aquí describe con gran claridad el significado de kriya, cómo practicarlo y cuáles son los cimientos de esta práctica.

tapa: significa fuego, calor. Disciplina, práctica

svadhyaya: son dos palabras; “sva“: el ser interior y “adhyaya“: estudiar, realizar, conocer, conseguir dominio sobre, leer.

Ishwara: significa el poder viviente, el Señor, energía, y está compuesto de tres palabras: i- shwa- ra; I o i-kara significa inhalación, como dicen las escrituras

ikarey prabhishyanti“. El sonido ikar es el prana que se inhala.

Swa, o “swakarey dharayanti” significa el sonido swa-kara, yo mismo- ese ser interior, el que está sosteniendo, el que está entre la inhalación y la exhalación, entre la vida y la muerte. Esto significa que no estoy ni vivo ni muerto, sino algo por encima. Si quieres poner un nombre a este estado, este podría ser el Ser Maestro, ese swayam– ese Yo.

Ra-kara, es la exhalación, como vida muerta, Prana muerto, manifestación.

Esto significa que el Kriyā está basado en la respiración, está basado en tu Prana, y que hay una técnica exacta que seguir.

Maestros de la tradición

Un yogui de los Himalayas conocido por el nombre de Babaji Maharaj, enseñó Kriyā Yoga a Lahiri Mahasaya en el siglo diecinueve. Se dice que este yogui se encarna cada vez que es necesario volver a encender la llama del Kriyā yoga. La historia del encuentro de Lahiri Mahasaya con Babaji es relatada en el libro “Autobiografía de un Yogui” de Paramhansa Yogananda. Lahiri Mahasaya obtuvo la más alta realización por medio del Kriyā Yoga. Pronto se hizo famoso y muchos discípulos vinieron a él. Enseñó Kriyā yoga tanto a monjes como a laicos.

Uno de sus discípulos más avanzados fue Priya Nath Karar, quien más tarde se hizo monje y fue conocido como Swami Shriyukteswar. Un gran astrólogo, él creo una forma de astrología a la que llamó Astrología Cósmica. Este sistema establece la relación entre los planetas, las estrellas estacionarias (naksahtras), los signos del zodiaco y los centros energéticos (chakras) situados en la columna vertebral. Esta astrología está, por lo tanto, en directa relación con la práctica del Kriyā yoga.

Shriyukteswarji tuvo numerosos y brillantes discípulos, entre ellos, Paramhansa Yogananda, autor de la citada “Autobiografía de un Yogui”. Él fue uno de los primeros yoguis Indios en venir al oeste. Residiendo en los Estados Unidos, tuvo un importante papel en la difusión del Kriyā Yoga en el mundo.

Entre los discípulos de más alta realización de Shriyukteswarji, se encuentran: Swami Narayana Giri, su discípulo más cercano, Swami Satyananda Giri y Sri Bhupendranath Sanyal.

Kriyā Yoga, que es bien conocido en India, se ha expandido considerablemente en el Oeste desde 1920 con la llegada de Yogananda a los Estados Unidos, lugar donde enseñó Kriyā yoga de acuerdo con el deseo de su maestro. La transmisión de su enseñanza ha continuado sin interrupción desde entonces. Muchos maestros han venido y siguen viniendo a los países occidentales a enseñar Kriyā Yoga en su forma original para que pueda llegar a todo el mundo. Hoy en día, Swami Shankarananda Giri transmite sus enseñanzas del mismo modo en que las recibió de sus maestros a todas aquellas personas que deseen recibir instrucción en este camino como medio de evolución espiritual.

Swami Shankarananda fue muy afortunado al tener la posibilidad de servir a muchos maestros de Kriya yoga (Brahmachari Sushilanardaji, Swami Sevananda Giri, Swami Vidyananda Giri, y Swami Satyananda Giri), y algunos de ellos quisieron hacerle su sucesor (Prakash Bramhmachari, Swami Atmananda Giri – quien fue el secretario de Yogoda Satsanga Society). Sirvió a Swami Hariharananda Giri durante unos 30 años con quien trabajó activamente como su mano derecha en la difusión del mensaje del Kriyā yoga en la India y en el extranjero durante 13 años (1974 – 1987). Debido a algunos cambios introducidos por su maestro en el método de la enseñanza, comenzó a trabajar independientemente, manteniendo la técnica en su forma original. Algunos antiguos discípulos de la India y el extranjero que habían sido iniciados en Karar Ashram, Puri, en los años 60, estaban en contra de dichos cambios en el método de enseñanza y quisieron que él continuase enseñando de acuerdo al método tradicional. Desde entonces se han creado muchos centros en la India y

el extranjero y se mantienen gracias a su activo apoyo y participación.

KRIYĀ YOGA y su significado

La palabra Kriyā está compuesta de dos sílabas, kri y . En Sánscrito, kri significa karma dhatu -, acción de los elementos y Ya significa Alma o Atma. La palabra Kriyā indica acción del Alma o prâna karma. La primera acción del Alma y la más importante es la respiración. La unión entre la respiración y el Alma en cada inhalación y exhalación es llamada Kriyā, esto es verdadero karma. La persona que continuamente observa en cada momento la unión del Alma con su respiración o prana karma es llamada Kriyā yogui.

Kri es acción y yā es Alma, Yoga significa unión. Sin embargo, describir Kriyā yoga con palabras tiene poco sentido. Una persona podría comprenderlo únicamente a través de la práctica. Si deseas saber qué es una manzana, una simple descripción no es suficiente. Coge la fruta, tócala, huélela, mírala y degústala, entonces comprobarás lo que habías oído sobre ella e inmediatamente comprenderás qué es una manzana. Con el Kriyā yoga sucede exactamente lo mismo.

La práctica de Kriyā Yoga está basada en la respiración, el cerebro y la columna vertebral. La respiración es el mediador entre el Alma y la mente. El cerebro lo es entre los órganos de los sentidos y la mente. Todas nuestras acciones físicas están reflejadas en nuestros órganos de los sentidos a través del intermediario de la parte inferior del cerebro, la columna vertebral. Desde este lugar donde la mente inferior está situada pasamos a la mente superior, después a la respiración y finalmente de la respiración al Alma. Y luego a la inversa.

La respiración juega un papel muy importante y se asemeja a un cuerpo extraño. El cerebro está conectado a la mente y la mente lo está a chitta (conciencia). Chitta está compuesta de cinco acciones, o cinco mentes, que crean cincuenta tipos de resultados diferentes. Chitta está por lo tanto compuesta de cinco mentes que crean veinticinco cualidades o naturalezas, cada una creando dos resultados, uno positivo y otro negativo, llamados vrittis, creando, de este modo, cincuenta tipos de resultados diferentes. Los vrittis son creados por chitta, la mente superior, directamente desde el Alma por medio de la respiración. El objeto del Yoga es el control de las acciones de chitta (yogah chitta vritti nirodhah).

La mente está en constante movimiento. Nuestras acciones, tanto internas como externas, cambian constantemente y son reflejadas por nuestra respiración. Cuando tenemos miedo, la respiración está agitada, cuando sentimos alegría, la respiración es diferente, también lo es cuando estamos enfadados o atravesamos cualquier tipo de emoción. Cuando la respiración está en calma, la mente está en calma, una respiración rápida genera una estado mental de agitación: nischale nischalo bhabet chale bate chala chittam. Sólo por medio de la respiración podemos controlar chitta y llegar al estado llamado nirodhah. Nirodhah significa cerrar, encerrar bajo llave, lo cual significa detener todas las acciones (vrittis) de chitta y así tener fácil acceso al estado de yoga. El control de chitta, deteniendo los vrittis o acciones de la mente, es obtenido mediante el control de la respiración

La práctica del Kriyā Yoga consiste en seis niveles conocidos como primer kriyā, segundo kriyā, etc. Cada uno de ellos esta compuesto de varios pasos a seguir. La iniciación en los Altos Kriyas depende de la práctica y dominio de los primeros.

La enseñanza del Kriyā yoga está reflejada en el Guru Mukhi Vidya (Sruti Sastra)- esto significa que ha de ser transmitida de Maestro a discípulo, por un maestro competente (Acharya) a través de una iniciación y de enseñanzas prácticas. No es posible adquirir este conocimiento mediante literatura, lecciones, charlas, etc.

Esta transmisión de maestro a discípulo se realiza durante un ritual de iniciación. Se le da a toda persona sincera que lo solicite

El ritual de iniciación se remonta a los tiempos védicos y tiene una dimensión simbólica única. En esta transmisión, ese ser interno escondido tras capas y capas de limitaciones, despierta. La persona iniciada se convierte en, lo que se llama en India, “Dwija” (quien nace dos veces). La iniciación es un segundo nacimiento. Es un compromiso profundo. Al iniciarse se reciben las técnicas para la práctica de la meditación de Kriyā Yoga que son un estimulo permanente para el desarrollo personal. Para llevar la vida espiritual a cada una de nuestras acciones.

Para la iniciación se solicitan las siguientes ofrendas:

-5 flores (a poder ser rosas) que simbolizan el cuerpo causal

-5 frutas que simbolizan el cuerpo astral

-Un donativo que simboliza el cuerpo físico

Es importante tomar la iniciación aseado, con ropa limpia y blanca. Es aconsejable cenar ligero la noche anterior y descansar bien. El desayuno temprano y también ligero o mejor en ayunas.

Tras la iniciación es necesario que la persona iniciada practique cada día las técnicas enseñadas dentro de sus posibilidades. Poco a poco el cuerpo y la mente recogen esa energía creada por el Kriyā yoga integrando su practica. En caso de dudas, los acharyas (Valentina y José) que realizaron la iniciación en nombre de Swami Shankarananda Giri y los Maestros, siempre estarán dispuestos para cualquier aclaración. Un domingo al mes los y las Kriyabanes (personas iniciadas en Kriyā Yoga) pueden asistir a las meditaciones grupales para reforzar su práctica.

 

Jati desha kala samaya navachhinnah sarva bhauma maha vratam.

(Patanjali, Yoga Sutras, 2-31)

Este yoga es para todos, independientemente de su casta, religión, nacionalidad o era.