El masaje tradicional Tailandés “masaje yoga”

masaje_yogaEl masaje tradicional Tailandés tiene una larga historia de curación terapéutica. Si observamos la evolución de las técnicas de masaje practicadas en Tailandia, descubriremos el hecho de que sus raíces no se encuentran en Tailandia, sino en India.

Hace más de 2.500 años, el legendario fundador de las técnicas del masaje tradicional tailandés fue conocido como Jivaka Kumar Bhaccha, contemporáneo de Buda y médico personal del rey Bimbisara de Magadha en el norte de India. Las enseñanzas de Kumar Bhaccha probablemente llegaron a lo que hoy es Tailandia al mismo tiempo que el budismo, entre el siglo tercero y segundo antes de Cristo.

Debido a que sus orígenes provienen de la filosofía del Yoga y del Ayurveda, el principio teórico del masaje tradicional tailandés se basa en el trabajo sobre determinadas líneas de energía (sen) que recorren el cuerpo. La filosofía del yoga afirma que la energía vital (prana) es absorbida con el aire que respiramos, con la comida que comemos y con los iones negativos con los que estamos en contacto. A lo largo de una red de líneas de energía (los prana nadis), el ser humano se nutre con esta energía vital. De estas líneas de energía, el masaje tailandés ha seleccionado diez líneas principales en las que encontramos puntos de presión especialmente importantes. A través del estiramiento y de la presión de estas líneas y puntos se pueden tratar una amplia gama de desequilibrios así como aliviar distintos tipos de dolor. A su vez, el Ayurveda, enseña que cada individuo está compuesto de una combinación de tres doshas (biotipos). Vata (aire y éter), pitta (fuego-agua) y kapha (tierra-agua). El conocimiento antiguo de los tridoshas o tres doshas permite a los profesionales tratar a cada persona según su constitución única.

Las perturbaciones en la circulación de la energía como resultado de un insuficiente suministro de prana, conducen a estados de debilitamiento y/o enfermedad. El tratamiento práctico de estas líneas principales equilibra todo el cuerpo incluido sus órganos internos, rompe los bloqueos energéticos y emocionales, estimula la libre circulación de prana y, por lo tanto, ayuda a restaurar el bienestar general. La comunión de estos principios ayurvédicos y yóguicos hacen del masaje tradicional tailandés uno de los sistemas de tratamiento más completos.

masaje_yoga2El o la masajista realiza su arte en un estado de ánimo meditativo y la totalidad de su atención se centra, en el tratamiento que está realizando. Trabajar con plena conciencia, atención y empatía. Realizando los pasos necesarios para que el receptor de su masaje despierte su propia energía interna. Hay una grandísima diferencia entre un masaje realizado en un estado de ánimo meditativo y un masaje realizado como trabajo. Un/a masajista que trabaja en un estado de ánimo meditativo, puede desarrollar el desapego necesario para no manipular ni condicionar esa energía interna del receptor de la que hablábamos antes, convirtiéndose en mero catalizador, facilitando los medios para la auto curación del receptor.
A partir de los años ochenta, muchos occidentales en busca de formas tradicionales de tratamiento descubrieron el masaje tradicional Tailandés. Médicos, enfermeras, fisioterapeutas y masajistas por un lado, y personas con experiencia en yoga y meditación por otro, llegaron a Tailandia para complementar sus conocimientos con formación en masaje tradicional tailandés.
masaje_yoga3Y desde el mundo del yoga y la meditación es como entramos en contacto, lo conocemos y lo practicamos en Biocentro Shantala. La modalidad de nuestro masaje conlleva una gran cantidad de estiramientos, posturas y presiones que bien podrían describirse como aplicaciones de Hathayoga. Por lo que en lugar de utilizar el termino de “masaje tradicional tailandés” usamos el de “Masaje Yoga”, ya que es lo que este arte es esencialmente.
Las personas que reciben un masaje yoga desde el desconocimiento del método se asombran de su plasticidad además de comprobar su efectividad. Con el masaje yoga podemos ayudar en el tratamiento del dolor de espalda, la artritis, las migrañas, los desequilibrios menstruales, el asma, los problemas digestivos, el estreñimiento y problemas relacionados con el estrés.
Una sesión tiene una duración de 60 minutos. Pide tu cita para un masaje yoga y disfrútalo.