Biodanza

embedded-1375424407

La Biodanza es un sistema de integración que fusiona música, danza, canto y emoción, para generar vivencias integrativas que refuerzan nuestros potenciales genéticos y mejoran nuestro bienestar.

Su metodología es vivencial, ya que la “Vivencia” es el medio que utiliza la Biodanza. Se define como el instante intensamente vivido, aquí-ahora y bien es sabida la importancia de vivir nuestro presente para ser felices.

Rolando Toro, creador de Biodanza, desarrolló un modelo teórico cuyo principio es biocéntrico, es decir que se basa en la vida, y que evolucionaba a través de cinco líneas de vivencias. Estas son:

Vitalidad: esta línea se desarrolla estimulando el sistema neurovegetativo mediante la danza. El equilibrio interno que se conserva a pesar de los cambios externo, nos conecta con el instinto de conservación, y nuestro ímpetu vital (energía disponible para la acción) refuerza nuestro sistema inmunológico y por lo tanto mejora nuestra salud.

Afectividad: nuestra existencia se nutre de las relaciones con los demás. A través del estímulo de esta línea, aumenta nuestra autoestima, se eliminan tensiones y estrés, se potencian sentimientos de fraternidad, humanidad, solidaridad y altruismo.

Sexualidad: nos inicia en las relaciones con los otros, a partir del disfrute y goce de vivir, nos posibilita el acceso al placer con todo nuestro ser.

Creatividad: los ejercicios de esta línea estimulan la innovación y renovación orgánica y existencial, abre nuestros canales de expresión más auténticos para que hagamos de nuestra vida nuestra mejor obra de arte.

Trascendencia: consiste en la función natural del ser humano en vincularse con todo lo existente, desde la armonía de nuestro verdadero yo sintiendo una conexión profunda con la naturaleza, el cosmos y el amor universal.

Esta cinco líneas se retroalimenta unas a otras. Integrarlas todas entre sí es la experiencia que ofrecemos para mejorar nuestra existencia y tener más recursos que nos permitan fluir en nuestra vida diaria.